Ir al contenido principal

La Rana Luana

En un pantano vivía la rana Luana, le gustaba nadar y bucear todos los días acompañada de su mamá. Se escondían en el fondo cuando llegaban los otros animales a beber el agua en la fuente. Allí en el pantano cazaba la cocodrilo Ela.

La patita Kena nadaba muy orgullosa entre los juncos y las flores de  nenúfares sin darse cuenta que la cocodrilo muy hambrienta, la acechaba desde la orilla escondida en el fango.

Entonces la rana Luana, que se dio cuenta del peligro, buzando por el fondo se acerco a la patita  para advertirla del peligro.


- Gracias querida rana - la agradeció muy asustada al observar solamente los ojos de la cocodrilo que se acercaban sigilosos, apenas tuvo tiempo de alzar el vuelo, por que una tenaza de colmillos se cerraron, atrapando el aire que dejo el oportuno batir de alas del ave. 

- Promete que volverás para nadar juntas - la invitó la rana, mientras la patita se alejaba con rumbo desconocido.
- Claro que volveré - respondió kena.

Volvió para devolver el favor, porque cuando la rana cantaba muy contenta entre el junco, no se dio cuenta que la garza Peki la estaba acechando. La patita voló en picada contra la garza haciéndola desviar el pico que ya se cerraba entorno al frágil cuerpo de la rana.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Achachao Culebra!

El grupo de agricultores, después del almuerzo, se dirigía a continuar con la cosecha de maíz. Marcial que encabezaba el grupo se detuvo repentinamente al sentir un aguijón en el dedo pulgar del pie derecho. Al examinarlo observó que le manaba un hilo rojo de sangre, lo estrujo con las manos para verificar si la herida había estada causada por una espina, pero no encontró ningún residuo de la supuesta espina. Al intentar continuar la caminata, un dolor en la ingle lo obligo a desistir.
- ¡Cholos!, no puedo caminar, me duele mucho la pierna -  les gritó a sus compañeros.
El grupo se había alejado lo suficiente, como para no escuchar con claridad el aviso del compañero. Como era el más joven, pensaron que su retraso se debía a su falta de hábito para reiniciar el trabajo. Afanados en avanzar con la cosecha, no se preocuparon de Marcial.

La Llojllada y el Maligno

Los aullidos de los monos que provenían de las copas de los árboles, el croar de las ranas y la sinfonía del chirrear de chicharras y saltamontes, llegaban a los oídos de Luisa como una amenaza latente. La música de la jungla surtía efectos contraproducentes de euforia y melancolía al mismo tiempo. La brisa, proveniente del río, refresco sus mejillas provocando añoranzas de los vientos andinos y de la puna que eran muy frescos. Por el río Huallaga, las turbulentas aguas arrastraban palizadas. Una nube de insectos volaban sobre la superficie del agua. La balsa, remada por su marido y sus dos hijos, luchó contra la corriente y las palizadas por apoderarse de un espacio libre y navegable. La balsa al girar la curva se perdió de vista, sin embargo, ella siguió mirando la silueta que quedaba en la memoria. Ya borbotaban las aguas marrones, ya volaban los loros de regreso a sus nidos, ya cabalgaba el sol en las colinas, ya se veía la silueta de la luna, pero ella seguía con la mirada perdid…