Ir al contenido principal

Contando las Ovejas

Pasaban los minutos y las horas y no logrando conciliar el  sueño, se me ocurrió probar  con el viejo truco de "contar  ovejas". Dicen que es un método infalible.

En el intento de encontrar una manada imaginaria, busqué en mi mente uno de los extensos páramos de los altos andinos. Subí la cuesta persiguiendo  un accidentado camino que fugaba por la accidentada montaña, me adentre en los  humedales, flanqueando el ichu verde de las laderas, saltando los  riachuelos, asomando las lomas, al llegar  a una amplia meseta me detuve a observar la inmensidad de la planicie.

- ¡Al fin los encontré!
La manada pastaba, allí  en la planicie verde, salpicando de blanco  con sus vellones de blanca lana el verde pastizal. Me acerqué con cautela para no asustarlas, empecé a contarlas - Uno, dos, tres...

-¡Guau,guau... !- me ladró el perro pastor desde una loma, interrumpiendo el conteo y metiéndome en evidencia ante los ariscos ojos de  la pastora, que me barrio de pies a cabeza con su mirada desconfiada y amenazó de romperme los huesos con su rueca.

Asustado miré a la pastora, sus grandes trenzas, la pollera colorada, la manta negra la cubría  la espalda. Volvió a  mirarme para descargar, sobre mí, su ira acumulada por siglos, como en una especie de catarsis tardía. Laceró mis tímpanos con sus palabras altisonantes, antes de que pudiera explicarle el motivo de mi presencia.

-¡Qué haces tu, por aquí!, ¡Maldito ladrón!, ¡Seguramente estas pensando en robarme mis ovejas!,

Temiendo perder la oportunidad de contar la ovejas, probé a calmarla con mis tímidas razones.

 - No se altere señora, solo trato de contarlas, si Usted me da la oportunidad. Después me iré, dejándola tranquila - La suplique.

- ¡Y por que quiere contarlas!, ¿No vé que están pastando?, ¿No será que me está queriendo engañar?

- Resulta que no puedo dormir, y si me ayuda, las cuento y cuando me duerma la dejo en paz.

- ¡Ah, no puede dormir! - me dijo - Y es por eso que viene a molestar la tranquilidad de mi rebaño. Eso les sucede a ustedes, los haraganes que no tienen nada que hacer y se las pasan inventando historias. Dentro de poco va a llegar mi marido con sus ayudantes a esquilar las ovejas. A ver si le da una mano y así le entra el sueño - Dejó de lado su aspecto iracundo, alzó el dedo y la apunto en dirección del grupo que acababa de llegar.

 Junto al rebaño, un grupo de hombres, mujeres y niños vestidos con ropas alto andinas, se disponían a esquilar las ovejas.

- Tric, Trac, Tric ...- Las tijeras me invadieron con su monótona sinfonía. Los hombres desvestían a las ovejas de sus melenudos vellones, dejándolas desnudas a la intemperie de la puna. Las niños recogían los vellones  apenas esquilados y los iban acumulando al borde del riachuelo donde las mujeres empezaban a lavarlos. Las ovejas se levantaban y dando un salto corrían a incorporarse al rebaño.

 Empecé a contarlas de nuevo, uno, dos, tres...novecientos noventa y... - Uno de los pastores, interrumpiendo el conteo, me alcanzó unas tijeras oxidadas.

- Pruebe con esto - me dijo - señalándome un carnero. Resulta más efectivo esquilar que contarlas.

 Apenas  recibí las tijeras, me dirigí al animal indicado. Cuando estuve a punto de darle alcance, se giro a mirarme y a retroceder, mientras abría surcos en la hierba con sus patas delanteras. Tuve el tiempo de, ejerciendo mis dotes de torero improvisado, esquivar la arremetida del carnero que rosó mi pijama llevándose un retazo envuelto entre sus retorcidos cuernos. Tomé con humor las nuevas circunstancias, por no decir dificultades para conciliar el sueño. Cada  arremetida  perfeccionaba mis habilidades de "torero" de carneros.

¡Ole!, ¡Ole!, ¡Ole!... Uno, dos, tres,...ene veces y cada vez que pasaba, al bendito carnero le aplicaba un corte a sus lanas con la tijera a modo de matador de sueños perdidos. El carnero estaba a punto de perder todas sus lanas y yo a perder las últimas  esperanzas de dormir. De improviso, al carnero, le crecían más cuernos, uno, dos, tres, muchos, imposible de contarlos, perdí la cuenta.

Cuando se giró el carnero, para renovar el ataque, ya no era tal, sino una enorme garrapata con innumerables patas. No sabiendo como comportarme con un engendro de tal naturaleza, habría preferido perder la conciencia, antes de dejarme aplastar de semejante animal. Me tiré a tierra en un último intento de escapar a su ataque y perdí la noción de los sucesos.

Al día siguiente, me desperté con la sensación de haber dormido lo suficiente. El sol filtraba sus rayos luminosos desde lo alto del techo. Sin saber si la historia que le estoy contando fue un dulce  sueño o una terrible pesadilla.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Achachao Culebra!

El grupo de agricultores, después del almuerzo, se dirigía a continuar con la cosecha de maíz. Marcial que encabezaba el grupo se detuvo repentinamente al sentir un aguijón en el dedo pulgar del pie derecho. Al examinarlo observó que le manaba un hilo rojo de sangre, lo estrujo con las manos para verificar si la herida había estada causada por una espina, pero no encontró ningún residuo de la supuesta espina. Al intentar continuar la caminata, un dolor en la ingle lo obligo a desistir.
- ¡Cholos!, no puedo caminar, me duele mucho la pierna -  les gritó a sus compañeros.
El grupo se había alejado lo suficiente, como para no escuchar con claridad el aviso del compañero. Como era el más joven, pensaron que su retraso se debía a su falta de hábito para reiniciar el trabajo. Afanados en avanzar con la cosecha, no se preocuparon de Marcial.

La Llojllada y el Maligno

Los aullidos de los monos que provenían de las copas de los árboles, el croar de las ranas y la sinfonía del chirrear de chicharras y saltamontes, llegaban a los oídos de Luisa como una amenaza latente. La música de la jungla surtía efectos contraproducentes de euforia y melancolía al mismo tiempo. La brisa, proveniente del río, refresco sus mejillas provocando añoranzas de los vientos andinos y de la puna que eran muy frescos. Por el río Huallaga, las turbulentas aguas arrastraban palizadas. Una nube de insectos volaban sobre la superficie del agua. La balsa, remada por su marido y sus dos hijos, luchó contra la corriente y las palizadas por apoderarse de un espacio libre y navegable. La balsa al girar la curva se perdió de vista, sin embargo, ella siguió mirando la silueta que quedaba en la memoria. Ya borbotaban las aguas marrones, ya volaban los loros de regreso a sus nidos, ya cabalgaba el sol en las colinas, ya se veía la silueta de la luna, pero ella seguía con la mirada perdid…