Ir al contenido principal

"Los Amigos del Pueblo"

Ha llegado la orquesta tropical del momento "Juaneco y su Combo". El pueblo está alborotado, la gente va y viene, unos comprando las entradas para el baile de la noche, otros simplemente curioseando. "Los Amigos del Pueblo" se han reunido, como de costumbre, en una esquina de la plaza , para enterarse de las últimas del día o simplemente rajar o gastarle algunas bromas a quién tomen de punto.

- Alguien podría indicarme donde comprar anzuelos? - Interrumpe la voz de un niño, al detenerse delante del grupo.
- Ves aquella tienda en la esquina?. Anda, allí encontrarás un viejo, él los vende. Debes hablar en voz alta, el viejo ya esta medio sordo - Explica, con amabilidad sospechosa, uno de los más ancianos del grupo.


Apenas el niño se aleja, el grupo celebra la broma con sonoras carcajadas - Que buena broma le estamos gastando al Felicho - dice Willy, mientras los demás continúan a reírse.

El niño al llegar ve al anciano afanado en sus quehaceres de bodeguero, recordándose que la han dicho que era sordo, toma aire...
- ¡Señor, podría venderme unos anzuelos!?
- ¡Oiga mequetrefe!... no ves que esto es una bodega. ¡Aquí no se venden anzuelos, así que largo!- responde ofendido el anciano.
-No comprendo... aquellos señores... me han dicho que los vendía.
- ¡Malditos canallas!- Refunfuña por que los del grupo le han gastado ya varias bromas alusivas a su vigor sexual.
- Ven hijo, dice el viejo, te doy una propina a condición que vayas al grupo y les des mi mensaje. Deposita una moneda de un sol en las manos del niño y en secreto le habla al oído.
Cuando el niño vuelve a pasar delante del grupo, todavía están riendo. Uno de ellos le pregunta - ¿Que te ha dicho el viejo?.
El niño le hace ademán para que se acerque y al oído le repite el mensaje del viejo.

Los demás mirándole la cara de perplejidad que pone, se sumen en sonoras carcajadas. El niño se aleja a continuar la búsqueda de los anzuelos, ya no quiere preguntar a nadie, para evitar le gasten otras bromas de mal gusto.

"Los Amigos del Pueblo" continúan festejando las bromas que se gastan entre ellos o de las anécdotas que cuentan y recuentan. Este grupo al inicio se componía de unos cuantos "gatos", con el pasar del tiempo se ha vuelto casi como un plebiscito callejero, donde la vida y los hechos de cada uno de los habitantes del pueblo es sometida a mofa, burla o la critica absurda. Puntuales todos los días y a las mismas horas. Si quiere estar enterado de los últimos acontecimientos, no tiene mas que, acercarse al grupo y como quién no quiere la cosa, lanzar las preguntas que le interesan, como por ejemplo:

-¿Por qué a ese señor le llaman el viejo anzuelo?
- Por que ya no funciona, pues paisano.
- Como es eso de que ya no funciona, es una maquina o algo parecido?
- Ya tampoco te me hagas, bien que sabes a que me estoy refiriendo. Cuando el hombre ya no puede, o sea su vigor sexual ya no rinde, se le dice anzuelo, por que esta doblado como un anzuelo. Pero ese anzuelo ya no pesca nada pues, jajajaja....- Todo el grupo celebra la ocurrencia.

-¿Sabes por que a Remigio, se le mueve la cicatriz de los labios, cuando encuentra a sus amigos?- Se refieren al tic de la cicatriz que palpita en sus labios. La cicatriz es la consecuencia de un accidente en moto, los médicos para salvarle los labios, tuvieron que hacerle un injerto de piel.
- Dicen que la injertaron la piel de un lugar desconocido de una quinceañera, por eso cada vez que ve a un hombre, palpita con mucha sensualidad jaajajajajajaaja....

- Lo que ustedes no saben es, lo que le paso al policía municipal cuando encontró a un serrano haciendo sus necesidades en la plaza detrás de las cucardas. Interviene uno de los amigos.

-"Oye shuco, que haces ahí, con el culo al aire..."- le dice el municipal al serrano. Este al notar la presencia del corpulento guardián, esconde más las nalgas detrás de las ramas de cucardas y a media voz, casi imperceptible le dice "...estoy evacuando.."- ¿Cómo, que has dicho shuco maldito...?- "Estoy cagan..."- Muy cólerico y con mucha rabia el policía, dice - ¿Cómo...? - Si tanto le gusta, tiene mi permiso para comérselo .... - Jajajajajajaa... Todo el grupo se mata de risa.

- Ahora voy yo - Arrebata el turno- uno de ellos - a otro que se preparaba a contar la suya.
- El otro día nos fuimos de pesca con mi sobrino, pescamos una Toa, la trajimos viva y coleando a mi casa. Le digo a mi sobrino, "mientras voy al mercado a comprar los condimentos para el caldo de pescado, tu anda matando al pez". Cuando regreso del mercado encuentro a mi sobrino que observaba a la Toa que nadaba en la tina, "¿Qué haces por que todavía no has matado al pez?". "Estoy esperando que se ahogue, tío, para cortarlo..." Jajajajajaaja...

La reunión de "Los Amigos del Pueblo" es más amena cada día. Cuando se cansan de los chistes, empiezan con los chismes políticos y terminan con los chismes de las sábanas de arriba y las sábanas de abajo.
Después de la fiesta de esta noche, el tema de conversación de mañana sera mucho más abundante y divertido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Achachao Culebra!

El grupo de agricultores, después del almuerzo, se dirigía a continuar con la cosecha de maíz. Marcial que encabezaba el grupo se detuvo repentinamente al sentir un aguijón en el dedo pulgar del pie derecho. Al examinarlo observó que le manaba un hilo rojo de sangre, lo estrujo con las manos para verificar si la herida había estada causada por una espina, pero no encontró ningún residuo de la supuesta espina. Al intentar continuar la caminata, un dolor en la ingle lo obligo a desistir.
- ¡Cholos!, no puedo caminar, me duele mucho la pierna -  les gritó a sus compañeros.
El grupo se había alejado lo suficiente, como para no escuchar con claridad el aviso del compañero. Como era el más joven, pensaron que su retraso se debía a su falta de hábito para reiniciar el trabajo. Afanados en avanzar con la cosecha, no se preocuparon de Marcial.

La Llojllada y el Maligno

Los aullidos de los monos que provenían de las copas de los árboles, el croar de las ranas y la sinfonía del chirrear de chicharras y saltamontes, llegaban a los oídos de Luisa como una amenaza latente. La música de la jungla surtía efectos contraproducentes de euforia y melancolía al mismo tiempo. La brisa, proveniente del río, refresco sus mejillas provocando añoranzas de los vientos andinos y de la puna que eran muy frescos. Por el río Huallaga, las turbulentas aguas arrastraban palizadas. Una nube de insectos volaban sobre la superficie del agua. La balsa, remada por su marido y sus dos hijos, luchó contra la corriente y las palizadas por apoderarse de un espacio libre y navegable. La balsa al girar la curva se perdió de vista, sin embargo, ella siguió mirando la silueta que quedaba en la memoria. Ya borbotaban las aguas marrones, ya volaban los loros de regreso a sus nidos, ya cabalgaba el sol en las colinas, ya se veía la silueta de la luna, pero ella seguía con la mirada perdid…